Reedición de Never Mind the Bollocks

Los Sex Pistols han reeditado en box set su álbum Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols (1977) coincidiendo con el 35 aniversario del disco, único en la breve historia del grupo. Aquí tenéis un resumen de los contenidos de la caja, que sido objeto de las críticas del bueno de John Lydon (Johnny Rotten, del que publicamos en Acuarela Libros No Irish No Blacks No Dogs).
Y a continuación rescatamos alguna anécdota del libro de Lydon sobre la grabación del disco:
"A mí me apuñalaron al lado del estudio, mientras estábamos grabando Never Mind the Bollocks. Fue incluso antes de que saliera el disco. Habían salido los singles, pero no el álbum. Iba con el productor Chris Thomas y el ingeniero de sonido Bill Price a un pub que estaba al lado, no muy lejos de la zona de Highbury donde crecí. Los muy cabrones vinieron a por nosotros armados con navajas y cuchillos. Conseguimos entrar en el aparcamiento y refugiarnos en el coche de Chris. Los tipos destrozaron el coche mientras estábamos dentro. A través de una ventana metieron un cuchillo y me dieron en la pierna. Afortunadamente llevaba unos pantalones muy gruesos, de lo contrario me habrían rajado la pierna. Me dieron en la rodilla y también me clavaron un estilete en la mano. Me afectó los tendones de la mano izquierda y por eso nunca podré tocar la guitarra, porque soy zurdo. No puedo cerrar la mano del todo. Pensé que me iban a matar. Faltó poco. A pesar de todo, la policía no quiso saber nada.

–Mira qué pinta tienes –me dijeron.

Muchísimas gracias, pero no soy yo el que va buscando bronca. Sé defenderme, pero no puedo hacer nada contra todo un regimiento armado hasta los dientes. Al menos había doce. Los policías se burlaron de nosotros.

–Nos gusta nuestra reina –nos dijeron.

Aquel comentario me pareció absurdo. Estoy seguro de que la reina estuvo orgullosa del comportamiento de aquellos policías.

-->
[...] Chris Thomas hizo un trabajo increíblemente bueno como productor de Never Mind the Bollocks. Me gustó la idea de que lo produjera él porque me gustaban Roxy Music, aunque sabía que nunca sonaríamos como ellos. Hasta que no nos metimos en el estudio no me di cuenta de que Chris tenía problemas de audición en un oído, por eso necesita ingenieros como Bill Price que le dicen lo que está desafinado.

¿Se puede imaginar alguien una sesión de grabación con un productor que sólo tiene un oído bueno? Sid era tan malo en estudio que hasta Chris Thomas se daba cuenta. Todo aquello superaba a Sid así que decidió darle al vodka. No era capaz de tocar bien ni una canción y creo que era por el miedo que le daba todo aquello. Le quedaba demasiado grande. Era lógico, porque Sid se metió en aquello igual que yo, de buenas a primeras: de miembro del público pasó a ser parte del grupo. Aparte de Glen no hubo músicos de estudio y quien diga lo contrario falta a la verdad. Por aquel entonces tocábamos muy bien. Steve era muy bueno y no necesitaba que vinieran músicos de sesión a cubrir su trabajo ni mucho menos. Y si los hubo, fue cuando yo no estaba y sin que yo me enterara.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada