¿Qué es el dadaísmo y qué quiere en Alemania?

EL DADAÍSMO EXIGE:
1. La unión internacional y revolucionaria, fundada sobre un comunismo radical, de todos los hombres y mujeres creadores e intelectuales.
2. La introducción del desempleo mediante la progresiva mecanización en todos los ámbitos de actividad. El desempleo es lo único que puede permitir al individuo adquirir certezas sobre las realidades de la vida y adaptarse finalmente a ella gracias a la experiencia.
3. La abolición inmediata de la propiedad personal (socialización), la alimentación colectiva y, además, la construcción de ciudades de luz y de jardines, propiedad de toda la sociedad, que preparen al hombre a un estado de libertad.

El CONSEJO CENTRAL PROPONE:
1. Comidas cotidianas gratuitas para todas las mujeres y todos los hombres creadores e intelectuales, en la plaza de Potsdam (Berlín).
2. La adhesión obligatoria de todo el clero y de todos los profesores a la profesión de fe dadaísta.
3. La lucha a muerte contra todas las tendencias de los presuntos «trabajadores del espíritu» (Hiller, Adler), contra su disimulado aburguesamiento, contra el expresionismo y contra la educación posclásica preconizada por el grupo «Sturm».
4. La construcción inmediata de un Centro de Arte Público, la abolición del sentido de la propiedad en el arte nuevo (expresionismo), estando el espíritu de posesión absolutamente excluido del movimiento dadaísta superindividual, liberador de toda la humanidad.
5. La introducción del poema simultáneo como Oración Pública Comunista.
6. La requisación de las iglesias para las performances ruidistas y las interpretaciones de poemas simultáneos y dadaístas.
7. El establecimiento de un Consejo Dadaísta para la reorganización de la vida en todas las ciudades de más de cincuenta mil habitantes.
8. La organización inmediata y a amplia escala de una campaña de propaganda dadaísta con ciento cincuenta circos para la instrucción del proletariado.
9. La aprobación de todas las leyes y de todos los decretos por el Consejo Central Dadaísta.
10. La regulación inmediata de todas las relaciones sexuales, conforme al punto de vista dadaísta internacional, mediante el establecimiento de un Centro Dadaísta de la Sexualidad.

Consejo Central Revolucionario Dadaísta Grupo alemán: HAUSMANN, HUELSENBECK, GOLYSCHEFF
Administración: Charlottenburg, Kantstrasse 118
Presentación de adhesiones en la oficina de Administración 1919

(Texto de Correo Dadá de Raoul Hausmann; ilustración: Raoul Hausmann, Der eiserne Hindenburg (Hinderburg de fer), 1920. Museo nacional de arte moderno, París)

5 comentarios:

angola dijo...

o sea, fascismo dada, menú de cuartel a sus horas, padrenuestro dada, propaganda invasiva y control de la sexualidad en pabellones apropiados...lo mejor de cada casa.
Cualquier propuesta estética reconvertida en programa revolucionario le da a una ganas de volver a ser analfabeta. Ninguna propuesta colectiva que ignore el valor de la persona y el derecho que tiene a un ámbito propio para poder desarrollarse creo que vale la pena. Haga quien la haga.

Acuarela dijo...

Del prólogo de Santiago López Petit al "Correo Dadá", sobre el manifiesto:

"Tomemos el manifiesto «¿Qué es el dadaísmo y qué quiere en Alemania?» publicado en 1919 y escrito por R. Huelsenbeck y R. Hausmann (...) En concreto, este manifiesto fundamental del dadaísmo alemán –y que aparece publicado en la página 207 de este libro–, ¿es político, es nihilista? Ésta ha sido la rejilla de inteligibilidad que se proyecta de costumbre sobre el movimiento dadaísta alemán: político/apolítico, nihilista/no-nihilista. Lo que ocurre es que esta dualidad es demasiado simple y totalmente inútil frente a un movimiento que tenía entre sus objetivos principales sabotear todo tipo de dualidades.

Si abordamos este manifiesto nos encontramos tres niveles de radicalidad: 1) un radicalismo político en un sentido clásico de raíz luxemburguiana: defensa del comunismo, de la expropiación y socialización de la propiedad, revolución mundial; 2) un radicalismo político en un sentido no ortodoxo: contra el trabajo, defensa de una alimentación comunista para todos, reestructuración de la vida empezando por los jardines, las ciudades… para hacer al hombre más libre; 3) un radicalismo propiamente dadaísta: compromiso de los clérigos y maestros con la fe dadaísta, la poesía simultánea como forma de plegaria, regulación dadaísta de las relaciones sexuales...

¿Cómo reaccionar ante una propuesta así? ¿Se trata de una propuesta política que involucra tres niveles de radicalidad o más bien de una propuesta nihilista cuya función es burlarse de todos los manifiestos? Las reacciones producidas en su momento nos indican algo. Para la burguesía, es un escrito redactado por «abominables bolcheviques destructores»; para el partido comunista, no es más que una burla dirigida contra ellos. Quizás la mejor aproximación sea mantener la tensión (dadaísta) que existe realmente: estamos ante un escrito absolutamente serio –en el sentido de afirmación creíble– y absolutamente absurdo. De nuevo, ¿no es justamente eso la vida o, mejor dicho, la mirada dadaísta sobre la vida?"

angola dijo...

Si yo fuera dadaísta a ultranza, que no lo soy, te diría que esto son ganas de joder. Estamos hartos de malabarismos. Hagamos propuestas viables y un poco más sencillas. Que lo pueda entender bien todo el mundo, no solamente los caballeros andantes de las letras. Menos macana y más acción. Esa es mi propuesta.

Xindansvinto dijo...

¿Que lo pueda entender bien todo el mundo? De verdades heterónomas andamos sobrados...

angola dijo...

Sobrados andamos de todo y de sobrados también.

Publicar un comentario en la entrada