Aprender a caer


El Aikido es un bellísimo arte marcial para la paz. No se trata de romper al otro, sino de unirse a su ataque y de conducirlo para así calmarlo. Ser un pararrayos.
La técnica más importante en el Aikido es la caída. A diferencia por ejemplo del boxeo donde se trata de mantenerse de pie y donde la caída significa perder, la caída en el Aikido es la vía para reconstruirse y el suelo es un recurso amigo.
Hay varias modalidades de caída: la caída que nos permite seguir disponibles; la caída como fuga activa de una situación desfavorable; la caída como ataque que aprovecha la fuerza del otro contra él (descatalogada en el Aikido moderno); y la caída que inventa un espacio donde no lo había.
Como el agua, que siempre cede pero nunca es vencida”.
Nuestros amigos de Una Línea sobre el Mar aprendieron todo esto el pasado diciembre en una clase práctica con el profesor y amigo José Ángel Olalla en el Taio Doyo de Madrid.

3 comentarios:

orola dijo...

A arte da caída como unha das belas artes. Interesante.De todas as propostas quedo coa que propón a invención dun espazo onde antes non había. Unha mina de posibilidades. Escoitarei a clase práctica en canto poida. Deamos a benvida ao código Aikido

Xindansvinto dijo...

Si nos caemos bien, seguro que los demás también nos caen mejor.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Ya que caernos nos vamos a caer, mejor saber cómo hacerlo.
Muy buena entrada.

Un abrazo :)

Publicar un comentario en la entrada