El gobierno cibernético. Teoría y acción política frente a la datificacion del mundo




Título: La hipótesis cibernética
Autor: Tiqqun 
(con G. Agamben y Comité Invisible)
Editorial: Acuarela & A. Machado
Precio: 12 euro

Es indudable que todavía reina cierta ingenuidad “ontológica” y “política” por cuanto se refiere a la tecnología. No pensamos, casi nunca, que la tecnología (en sus diferentes formas y soportes, desde el motor de búsqueda o las redes sociales hasta el smartphone, la smartcity, etc.) no se inserta en el mundo, sino que crea mundo; como también solemos ignorar que, detrás de cada dispositivo tecnológico, hay un conglomerado de intereses y explotaciones socioeconómicas, una nueva forma de poder político en juego. Y eso es lo que señala, precisamente, el libro ‘La hipótesis cibernética’. Lo firma Tiqqun.
“Tiqqun”, además de una palabra de la cábala, es también el nombre de un no-grupo (¿francés?) que publicó un par de números de una revista de pensamiento político subversivo, y que estuvo –según se dice, pues apenas se sabe algo- en el origen de la llamada “Comuna de Tarnac”, acusada de sabotaje en 2008 y demonizada como “movimiento anarco-autónomo” por los media. De esa comuna, y de la colaboración con otras personas, surgieron algunos libros de teoría y acción política que han tenido un potente recorrido e influencia, como el ya célebre ‘La insurrección que viene’ firmado por el Comité Invisible.
En el libro publicado ahora, se presentan 3 textos. Un prólogo del filósofo italiano Giorgio Agamben, donde describe la posición teórica de este no-grupo Tiqqun como la identificación de las dos perspectivas foucaultianas, las técnicas de gubernamentalidad y los procesos de subjetivación. Los otros dos textos, que configuran propiamente el libro, analizan el sujeto y la sociedad en un momento en que la humanidad ya no puede entenderse sin su entorno tecnológico. ‘Fuck off Google’, firmado por el Comité Invisible, y ‘La hipótesis cibernética’, del mencionado no-grupo Tiqqun, desarrollan rigurosamente el cambio político que ya estaríamos viviendo: el poder no está centralizado, no es fijo ni actúa verticalmente, sino que se basa en el dinamismo, en la datificación del mundo, en los sujetos como “perfiles”, en la comunicación, en la información, en la horizontalidad y las redes que hoy tanto adoramos como “herramientas democráticas”…
Para Tiqqun, la acción política que necesitamos no es entonces crear más redes, ni reclamar horizontalidad o más información, ni acelerar la comunicación para organizarnos (todo ello va en favor de ese nuevo poder cibernético), sino adoptar la ralentización, un ritmo de desconexión; crear zonas de opacidad, extender la niebla para no ser “datificable” por Google o FB, devenir más cuerpo y menos “perfil”, porque se trata de devenir irrepresentables y, así, ingobernables... –XAVIER BASSAS

Reseña de La Hipótesis Cibernética publicada en Encuentros, suplemento cultural del Diari de Tarragona, el 30 de mayo de 2015. 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada