"Los vinos, los licores y las cervezas...": la barra libre de Guy Debord en el 20 aniversario de su muerte

Hoy se cumplen veinte años de la muerte de Guy Debord (30 de noviembre de 1994) y queríamos recordarle con algún texto de Panegírico - Tomos primero y segundo, la autobiografía sui genéris que nos dejó el más conocido de los situacionistas que sirvió además de estreno de Acuarela en 1999 y reeditamos con el segundo tomo incluido en 2009 como décimo cumpleaños. Es fácil presentar argumentos con los que defender la elección del fragmento que debajo reproducimos, donde se describe la afición de Debord al bebercio: el camino del exceso etílico es precisamente lo que le habría provocado las dolencias que le empujaron al suicidio. Pero no nos engañemos. Lo reproducimos porque nos encanta, sin más, y eso que el libro tiene donde elegir. ¡Ahí va ese brindis por Guy!





Después de las circunstancias que acabo de evocar, lo que sin duda alguna marcó mi vida entera fue el hábito de beber, que adquirí rápidamente. Los vinos, los licores y las cervezas, los momentos en que unos se imponían a otros o los momentos en que se repetían, fueron trazando el curso principal y los meandros de los días, de las semanas, de los años. Otras dos o tres pasiones, de las que hablaré, han ocupado casi continuamente un amplio espacio de esta vida. Pero beber ha sido la más constante y la más presente. Del escaso número de cosas que me han gustado y he sabido hacer bien, lo que seguramente he sabido hacer mejor es beber. Aunque he leído mucho, he bebido más. He escrito mucho menos que la mayoría de la gente que escribe; pero he bebido mucho más que la mayoría de la gente que bebe. Me puedo contar entre aquellos de los que Baltasar Gracián, pensando en un grupo de escogidos que identificaba sólo con los alemanes -siendo aquí muy injusto en detrimento de los franceses, como creo haber demostrado-, podía decir: "Hay algunos que no se han emborrachado más que una sola vez, pero les ha durado toda la vida".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada