Soledad

No hay, sin lugar a dudas, sitio en el que uno se sienta tan cruelmente solo como entre los brazos de la JOVENCITA

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada