Máquina de guerra


La seducción como guerra. Se habla de estar como un «cañón», con una metáfora que pertenece cada vez menos al registro de la estética y cada vez más al de la balística


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada